EL DESPACHO

En García Gil Abogados, creemos que los resultados están directamente relacionados con los valores de los profesionales.

Es precisamente por esas razones por las que fundamentamos la política de empresa basándonos en valores:

Disciplina
Quizá este sea de los valores empresariales más difíciles de encontrar, la disciplina suele ser una carta de presentación; ser disciplinado en los negocios significa cosas esenciales como la puntualidad, seguir un plan trazado a conciencia, ponerse objetivos y luchar hasta alcanzarlos, separar las cosas personales de los de la empresa, respetar los recursos del negocio como tal, y en general, tener la convicción de terminar y no dejar a medias las cosas que sean importantes para la propia consecución de los objetivos marcados.

Pro actividad
Ser proactivo significa actuar ante las oportunidades que se nos presentan a diario; prever, intuir, y actuar de manera positiva sobre todos los problemas que puedan ocurrir, siendo capaz de reaccionar instantáneamente y de forma eficaz, en todas o en casi todas las situaciones que puedan surgir.

Responsabilidad
En un despacho se adquieren cientos de responsabilidades, tanto de índole personal como de índole social; el concepto de la responsabilidad pasa por la comprensión de que se deben respetar una serie de objetivos y reglas, además de contribuir en el crecimiento y la armonía del entorno en el que nos desenvolvemos y con las personas que interactuamos.